planeta aceituna

mina

miércoles, 14 de diciembre de 2016

To og to

Si hace unos días me quejaba de tardar en publicar, hoy me siento blogger y aquí os traigo la siguiente entrega de mis idas y venidas (de olla). Vida en pareja. Yeah.

No me retracto de lo escrito: la vida en pareja es un coñazo. 
Mi hermano dice que lo que me pasa es que en este momento estoy desencantada (llevo 2 años viviendo con mi novio, casi 3 de relación) y puede que tenga razón, pero sólo en parte, porque hace poco tuvimos una bronca-tevasalinfierno-notequieroniver de las bonitas bonitas, de esas de "te dejo". La bronca aún está en el aire, pero como soy de esas personas con estrella, pues la vida ha puesto kilómetros de por medio para darme un respiro. Gracias, Vida.

Y en este respiro, las cositas que siento y que empujo para abajo para que no molesten salen a la luz, porque no tengo que convivir con nadie. Si, es un coñazo. La rutina es un puto coñazo.

Bueno, creo que habéis entendido ya que me refiero a la convivencia, no a tener pareja. Tener pareja es maravilloso, cuando funciona (jajaja, si que voy a estar desencantada, si) pero convivir... son palabras mayores.
Me niego a creer que soy la única. Sé que no lo soy. Somos legión!

A mi es que la gente me molesta, en general. Un rato, bien, pero más ya cansa. No soy tímida, pero no soy especialmente sociable. Soy una tía simpática, soy muy expresiva, y suelo estar de buen humor a pesar de mi retranca. Tengo algunas veces momentos de introversión, pero nada que no se lleve bien con un gato. Con un poco de vino soy más sociable, pero aún así huyo de aglomeraciones, reuniones sociales, y demás lerias. Ni siquiera invito a mis amigos a mi casa. Y si lo hago, es porque te quiero. 

También me he dado cuenta de que quiero un gato, pero mi novio es alérgico. Así que tendrá que ser perro again.

Pero a lo que iba, qué tiene de genial vivir en pareja? Aquí os dejo una lista de cosas que me vienen a la cabeza. Lo siento, pero sólo se me ocurren ventajas de la independencia. También en una lista:

1. puedes hacer lo que te de la gana en todo momento, sin tener que consultar si sí o si no
2. puedes leer en la cama sin molestar a nadie
3. puedes leer sin que te interrumpan
4. puedes organizar tu tiempo durante la semana, que es bien escaso

Se me ocurren más cosas, pero en el momento de escribirlas me siento muy mal y muy egoísta porque se supone que tengo que ser una esposa entregada y cristianamente sumisajajajajajajajjajajajjajajajajjajaja!

Sigo:
5. puedes comer lo que te apetece.
6. puedes ir y venir sin dar explicaciones; y no me vengáis con que eso también lo puedes hacer si tienes un novio normal: los cojones.
7. puedes aplicar el punto 1. a todo lo que surja.

Y yo soy una con suerte, que tengo un novio que me apoya en mis decisiones, me quiere como soy, me apoya profesionalmente y me adora delante de sus amigos y conocidos aunque lo pille tirándole los trastos a otras, si no más.

Hala, ya lo he dicho. Si, todo se suponía maravilloso, pero resulta que todo lo que era maravilloso se convirtió en mentira. En cartón piedra de escenario de colegio. En topicazos de vida marital.

A ver cómo demonios arreglo yo ahora este caos, con un corazón que no confía en un hombre que ha destruido la idea de lealtad, compromiso, deseo, amor. Quisiera ser perro ahora.

Ahora vais y me contáis que los hombres son asín.

A mamarla.




0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal